Ministro Carlos Manuel Rodríguez y Greta en escenario. Crédito a Ana Isabel Alvarado de la AMPB

11 de diciembre, 2019 (Madrid) – El ministro de Ambiente y Energía, Carlos Manuel Rodríguez, conversó hoy en Madrid con la joven activista sueca Greta Thunberg en el marco de la conferencia climática. 

La conversación se dio en el marco del “Evento de Alto Nivel sobre la Emergencia Climática”, este miércoles 11 de diciembre en la Cumbre Climática de Madrid (COP25). El ministro hizo una pregunta a Greta y a otras cuatro personas en el escenario. 

“Mi compatriota Christiana Figueres habla de dos emociones sobre cambio climático: optimismo y enojo. Cree que una buena mezcla de las dos puede hacer que las cosas se sigan moviendo. ¿Qué piensa de esto?”, le preguntó el ministro a Greta.

La joven sonrió al escuchar el nombre de la costarricense y dijo que estaba de acuerdo con ella. 

“Necesitamos un balance de optimismo y enojo. Necesitamos optimismo para seguir trabajando y para no rendirnos, pero el optimismo viene de la acción. Una vez que empecemos a actuar, tendremos esperanza. Necesitamos enojo para salir de nuestra zona de confort. Estoy seguro de que si la gente escuchara lo que pasa en estas COPs y en estas negociaciones, estarían muy enojadas. Entonces sí, necesitamos las dos en un balance adecuado”, apuntó Thunberg. 

El ministro abrió el panel diciendo que cada vez más el cambio climático y la degradación ambiental dominan las conversaciones con sus hijos en casa. 

“Les pregunté (a sus hijos), ¿qué quieren hacer cuando sean grandes? Me dijeron que querían trabajar en conservación, pero una de ellas, la menor, me dijo que quería trabajar en restauración ecológica. Ese será el futuro de su generación, la restauración ecológica”, dijo el ministro.

Como parte del esfuerzo para posicionar la importancia de la restauración ecológica y de la protección de los ecosistemas, Costa Rica está impulsando la meta global de proteger un 30% de planeta para el año 2030. En Madrid, el país está promoviendo esta idea, conocida como el 30×30, entre países aliados. 

Antes de la conversación con Greta, el ministro habló sobre el mundo que le tocó vivir a él y las diferencias que tendrá la generación de la joven sueca y sus hijos, que están entre 16 y 24 años. 

“Aunque creo en mi corazón que soy un rebelde, un ambientalista hippie de Costa Rica, mis hijos me ven como parte del establishment. Yo represento el establishment. Yo represento a los adultos”, dijo el ministro como parte de su introducción al panel.

“Hoy quiero liderar un panel que refleja lo que tengo cada noche en mi casa, esa discusión con mis hijos. Esa discusión entre los adultos que hacen política pública y los jóvenes que exigen cambios”, explicó. 

Greta fue nombrada este mismo miércoles como la persona del año según la revista Time. 

Aparte de Greta, en el panel participaron la joven activista Hilda Flavia Nakabuye, del movimiento Fridays for Future Uganda; Axel van Trotsenburg, director gerente de operaciones del Banco Mundial, Elina Bardram y los indígenas Freddy Medina, de la comunidad Aymara, y Jacqueline Ávila Vilca, directora del consejo de mujeres Licanantay de San Pedro de Atacama.

El panel fue parte de un evento que inició a las 9:00 a.m. y contó además con una introducción de Gonzalo Muñoz, el “champion” chileno de la COP; Johan Rockström, director del Postdam Institute of Climate Studies; Teresa Ribera, ministra de la Transformación Ecológica de España; Jennifer Morgan, Directora Ejecutiva de Greenpeace.

Antes del evento, Rodríguez y la joven sueca tuvieron una breve conversación. Greta le dijo que le gustaría vacacionar en Costa Rica con sus familiares en algún momento.

Como parte de su discurso, la joven dijo que iba a seguir repitiendo los hallazgos de la ciencia hasta que los países hicieran caso. 

“He estado hablando de manera constante de la ciencia y de nuestros presupuestos de carbono cada vez más reducidos, pero como ha sido ignorado de manera repetitiva, voy a decirlo de nuevo”, dijo Greta.

“Para tener un 66% de probabilidad de limitar el calentamiento del planeta a 1.5°C, nos quedaban solo 420 Gigatoneladas que podíamos emitir al 1 de enero del 2018. Ese número es mucho más bajo hoy, porque emitimos cerca de 40 Gigatoneladas cada año. Al ritmo actual de emisiones, nuestro presupuesto se habrá consumido en ocho años”, dijo la joven, citando la página 108 del reciente informe del IPCC en 1.5°C. 

La meta de 1.5°C es uno de los objetivos del Acuerdo de París. Si la temperatura globales supera ese límite, implicaría una serie de daños profundos a la salud y el bienestar humano y a todo tipo de ecosistemas. Actualmente, la temperatura ya superó 1°C por encima de la época en que los humanos empezaron a industrializarse. 

“Este es mi mensaje. Quiero que se enfoquen en esto. Díganme, por favor, ¿cómo pueden ver estos números sin sentir algo de pánico? ¿Cómo responden al hecho de que prácticamente nada estamos haciendo sobre esto sin sentir aunque sea un poco de enojo? ¿Y cómo comunicamos esto sin sonar alarmista? Me gustaría saber eso”, dijo la joven. 

Costa Rica llegó a la COP25 a compartir el Plan Nacional de Descarbonización, presentado en febrero de 2019 y que tiene como meta que el país tenga cero emisiones netas al 2050. Este plan implica que Costa Rica haría su parte para llegar a la meta de 1.5C.

Como parte de este plan, el país desarrolló capacidades y el martes anunció que firmó un acuerdo de cooperación con Honduras, para apoyarles en la creación de su propio Plan de Descarbonización.

###

OTROS RECURSOS

Recursos en video – El evento está grabado en https://www.youtube.com/watch?v=6_b0Jm8D6Mc

Recursos en fotografía – Hay fotografías en esta carpeta: https://drive.google.com/open?id=1FYK8zOsIA0EPHtr-YbIQzgzg3dQyRGSJ

Discurso del ministro e interacción.

El trabajo diario de un ministro como yo es muy ocupado. Algunos días son emocionantes, otros son muy tristes y algunos son muy aburridos. Pero casi siempre hago dos cosas muy importantes para mí: salir a correr por las mañanas y una conversación en la cena con mi esposa, mis dos hijos y mis dos hijas. Ellos tienen entre 16 y 24. Esa conversación se ha puesto muy importante. Mis hijos ha leído reportes científicos del IPBES y de IPCC y sobre los desafíos en el planeta. 

Cada día, sus preguntas se convierten en un dolor de cabeza para mí. Soy incapaz de responderlas. Hace unas semanas, tuvimos una conversación de que no necesitamos crear una máquina que capture carbono porque ya tenemos a los árboles. Una semana después hablamos de cuántos mamíferos hay. 96% de los mamíferos son humanos, vacas, caballos y cerdos, mientras que solo el 4% son vida silvestre. La última conversación que tuve fue sobre conservación y restauración. 

Les pregunté: qué quieren hacer cuando sean grandes? Me dijeron que querían trabajar en conservación, pero una de ellas, la menor, me dijo que quería trabajar en restauración ecológica. Ese será el futuro de su generación, la restauración ecológica.

Aunque creo en mi corazón que soy un rebelde, un ambientalista hippie de Costa Rica, mis hijos me ven como parte del establishment. Yo represento el establishment. Yo represento a los adultos. Hoy quiero liderar un panel que refleja lo que tengo cada noche en mi casa, esa discusión con mis hijos. Esa discusión entre los adultos que hacen política pública y los jóvenes que exigen cambios. 

PREGUNTA DEL MINISTRO RODRÍGUEZ.

En Costa Rica tenemos muchos héroes y una, para mí, es Christiana Figueres. Ella siempre habla de dos emociones sobre cambio climático: optimismo y outrage. Cree que una buena mezcla de las dos puede hacer que las cosas se sigan moviendo. ¿Qué piensa de esto?

RESPUESTA DE GRETA.

Estoy de acuerdo con ella. Necesitamos un balance de optimismo y enojo. Necesitamos optimismo para seguir trabajando y para no rendirnos, pero el optimismo viene de la acción. Una vez que empecemos a actuar, tendremos esperanza. Necesitamos enojo para salir de nuestra zona de confort. Estoy seguro de que si la gente escuchara lo que pasa en estas COPs y en estas negociaciones, estarían muy enojadas. Entonces sí, necesitamos las dos en un balance adecuado.