Cambio climático

¿Cómo afecta a Costa Rica?

En Costa Rica, las consecuencias de este calentamiento serán evidentes. En general, la región Centroamericana sufrirá cada vez más el embate de huracanes, fuertes lluvias, inundaciones y sequías. Fenómenos como ciclones y tormentas se producen cuando existen temperaturas mayores a los 26 grados centígrados, situación que será muy común debido al efecto invernadero.

Las alteraciones climáticas que descontrolan el patrón de la precipitación ya han causado enormes pérdidas en cultivos debido a sequías prolongadas o a fuertes inundaciones. Con el cambio climático aumentarán las enfermedades, principalmente las cardiorrespiratorias, debido a la intensidad y duración de las olas de calor. También se podría favorecer la propagación de enfermedades infecciosas como el dengue, la malaria, el cólera y el paludismo, así como el cáncer en la piel y los problemas oculares.

danta sequia inundacion

El tamaño del país es un factor determinante de su vulnerabilidad respecto a las consecuencias del calentamiento global. Las zonas de alto riesgo en Costa Rica son las partes altas de las montañas, los manglares y los arrecifes; así como los bosques en zonas que de por sí son calientes (como los bosques de bajura de las costas Atlántica y Pacífica). De forma general, los bosques tropicales del país están muy cerca de ser afectados por las altas temperaturas, lo cual podría tener graves consecuencias ecológicas y sociales.

Un ejemplo en el país es el bosque nuboso de Monteverde, que irónicamente se está quedando sin nubes debido a la deforestación y al aumento de las temperaturas globales, que reducen la evapotranspiración. Esto significa que baja la evaporación normal del agua junto a la transpiración de las plantas, lo que se traduce en la presencia de menos nubes. Este fenómeno está afectando el hábitat de gran cantidad de especies.

Una sequía más prolongada en el periodo seco también amenaza la generación eléctrica nacional ante el faltante de lluvia en ese periodo. Precisamente las alteraciones del ciclo hidrológico, producto del cambio climático, modifican la intensidad, volumen, duración y distribución de las precipitaciones. Esto afecta el régimen de escorrentía, erosión y arrastre de sedimentos, acentuando, por un lado, problemas de inundaciones (principal amenaza natural del país) y por el otro, de sequía en regiones como Guanacaste. Los impactos urbanos se verían reflejados en la disponibilidad de agua para generación hidroeléctrica, sistemas de riego, acueductos y alcantarillados.

mar lluvia inundacion

En Costa Rica, la elevación del nivel del mar, otra consecuencia del cambio climático, se estima que provocaría la ampliación de las áreas sujetas a inundación mareal y serían afectadas las principales ciudades portuarias del país: Puntarenas, Limón, Quepos y Golfito.

Para conocer más sobre evento hidrometeorológicos extremos, así como el accionar sobre la gestión del riesgo puede consultar aquí.

Costa Rica tiene la necesidad de aclarar su panorama a largo palzo, la Contraloría General de la República en su documento DFOE-AE-OS-01-2017 [PDF]  detalla la presión que la variabilidad climática y el cambio climático ejerce sobre la Hacienda Pública.

Lo anterior indicado en el documento de la siguiente forma:

Costos de reparación y reconstrucción del capital afectado periodo 1988 a 2010

La Contraloría General de la República estimó que el costo anual de la reparación y reconstrucción de infraestructura afectada por inundaciones, temporales y sequías pasó de ¢8.903 millones en 1988 a ¢202.681 millones en 2010, en este último año representó el 1,01% del PIB; y se determina un crecimiento exponencial del costo en carreteras, puentes, acueductos y otra infraestructura relevante. Entre 1988 y 2010 los costos de estos fenómenos climáticos extremos variaron entre 0,3% y 1,7% del PIB por año, y en promedio cada trimestre es un 3% más costoso que el anterior.

Tendencia creciente en costo del 2011 al 2025

El Órgano Contralor estimó para el periodo de 2011 al 2025, un costo creciente en la atención de los eventos hidrometeorológicos y climáticos extremos. Al 2025, en un escenario conservador estos costos absorberían entre un 0,68% y 1,05% del PIB; y en un escenario que prevé mayor riesgo entre 1,64 % y 2,50% del PIB. Este último porcentaje implicaría erogar 1,47 veces el máximo porcentaje del PIB en que se ha incurrido a la fecha.

Necesidad de crear un marco fiscal climático para Costa Rica

En opinión de la Contraloría General de la República es propicio crear un marco fiscal climático, el cual refiere a los mecanismos que permitan identificar y proyectar los recursos destinados a financiar acciones de mitigación, adaptación y atención de fenómenos hidrometeorológicos y climáticos extremos. Este marco debe permitir:

i. Identificación y estimación precisa de las fuentes de recursos;

ii. Asignación de los recursos según prioridades, fundamental ante la escasez de recursos de la Hacienda Pública y las necesidades urgentes;

iii. cuentas presupuestarias que permitan identifi car el gasto climático y la inversión en obra pública resiliente, o sea con capacidad de resistir inundaciones, sequías y otros eventos naturales adversos

iv. Medios para poner oportunamente a disposición del público esta información, y permitan el análisis de las demandas ciudadanas.

ejes del marco fiscal climático

Cambio climático

¿Cómo nos afecta?
cambio climatico global

El fenómeno ha dado como resultado una elevación de la temperatura media de la Tierra en unos 0.74 ºC en el último siglo (un incremento sin parangón en los últimos 10 siglos); ha provocado que la cubierta de nieve y hielo haya disminuido y que el nivel medio del mar haya subido entre 10 y 20 cm a lo largo del siglo XX; además, la corriente cálida del Niño se ha vuelto más frecuente, intensa y prolongada. Estos cambios son suficientes para provocar cambios abruptos en el patrón de lluvias, con sequías prolongadas en unas regiones y fuertes inundaciones en otras.

Estos fenómenos amenazan vidas humanas y dañan cultivos, crean una división cada vez menos perceptible de las estaciones, un desequilibrio ambiental que amenaza a especies terrestres y marinas, un aumento en el nivel de las aguas que pone en peligro a islas y regiones costeras y la presencia de fenómenos climatológicos cada vez más frecuentes y destructivos como huracanes, ciclones, fuertes nevadas y desbordamientos de ríos.  Nueve de los últimos diez años han sido los más calurosos de los que se tiene constancia, siendo el 2005 y 2010 los de más calor.

En los ecosistemas de agua dulce, especialmente los costeros y las aguas subterráneas, es probable que se de una filtración de agua salada como producto del aumento en el nivel mar, resultado del derretimiento del hielo en los polos y la expansión del agua debido al aumento de la temperatura. Ecosistemas tan frágiles como los arrecifes de coral se verían en peligro, así como numerosas especies, gran parte de las cuales forman parte de la dieta de la humanidad. Especies terrestres acostumbradas a ambientes más fríos tenderían a buscar  una mayor altitud, que podría no brindarles las condiciones que necesitan, entre estas, la extensión de bosque o hábitat requerido.

El problema del cambio climático no es meramente un problema meteorológico, constituye un problema central del desarrollo, tanto de los países industriales como en vías de desarrollo.

Cambio climático

¿De qué forma contribuimos al calentamiento global?

La mayoría de gases de efecto invernadero existen naturalmente en la atmósfera, pero su incremento es producido por actividades humanas.

El gas de efecto invernadero más abundante es el dióxido de carbono y la principal actividad humana generadora de  este gas es la quema de combustibles fósiles (carbón, gasolina, diesel, hulla y otros derivados del petróleo). Costa Rica posee una flota vehicular de cerca de un millón de vehículos.

Otra forma de inyección de CO2 a la atmósfera es  la deforestación. Los árboles captan ese gas para realizar su proceso de fotosíntesis y generar oxígeno. Cuando se talan, ese dióxido pasa directo a la atmósfera.  Algunas de las causas de la deforestación de bosques tropicales son la conversión de tierras para cultivos, pastos, obras de infraestructura, así como la tala ilegal y un inadecuado manejo forestal. Se estima que la deforestación tropical es responsable del 20% de todas las emisiones de dióxido de carbono el planeta.

Otros gases de efecto invernadero, producidos en su totalidad por el ser humano, son los cloroflourocarbonos (CFC´s), presentes en aires acondicionados, sistemas de refrigeración, evaporación de disolventes industriales, aerosoles y producción de espumas plásticas. Estos tienen una permanencia en la atmósfera de 60 a 400 años.

También el gas metano, producido por estufas, hornos y secadores, los incendios forestales, el estiércol de animales de crianza como las vacas, los sembradíos de arroz, los rellenos sanitarios y las aguas residuales son fuentes de GEI.

El óxido nitroso es otro gas generado por las chimeneas de centrales energéticas que utilizan carbón, por las muflas de los autos, de los desechos de ganado o aguas subterráneas contaminadas con nitratos. Asimismo, otra fuente es la degradación de fertilizantes de nitrógeno en el suelo.

En Costa Rica las emisiones de gases de efecto invernadero son producidas principalmente por la quema de hidrocarburos. En el país el modelo nacional de desarrollo energético se ha caracterizado por una alta dependencia de los derivados del petróleo.

Cambio climático

¿Qué es el cambio climático?

El fenómeno del cambio climático, que provoca un aumento anormal de las temperaturas del planeta, constituye una de las más grandes amenazas de la humanidad. Sequías, inundaciones y frecuencia de fenómenos como huracanes, que amenazan la seguridad alimentaria, la vida de poblaciones enteras y las economías principalmente de países en vías de desarrollo, forman parte de un saldo negativo que aumenta año con año. Estos eventos extremos del clima, aún más frecuentes y prolongados, es lo que podría experimentar el mundo a raíz del cambio climático en el futuro.

Este fenómeno climático es provocado por una concentración desmedida de ciertos gases en la atmósfera, entre estos, dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y otros, provocados exclusivamente por actividades humanas, como es el caso de los clorofluorocarbonos.

Estos gases absorben los rayos de luz que son emitidos por la Tierra al ser calentada por el sol y emiten de nuevo radiación, parte de la cual es reflejada al espacio y otra parte retorna a la superficie terrestre, causando lo que conoce como efecto invernadero.

De 1880 al 2012, por ejemplo, la temperatura del planeta aumentó un promedio de 0,85 grados centígrados y en tan solo 17 años desde 1993, se registró un aumento promedio en el nivel del mar de 3.2 mm por año.

Este efecto de calentamiento, no obstante, es necesario para que exista vida en la Tierra, ya que sin él la temperatura media del planeta sería cercana a los –18 ºC y no a los 15 ºC promedio. Sin embargo, el ser humano ha sumado a ese proceso natural de calentamiento más gases de efecto invernadero en forma gradual desde el inicio de la Revolución Industrial, lo cual ha provocado que la temperatura de la Tierra esté en proceso de aumentar a niveles peligrosos.

Puede consultar información sobre escenarios climáticos de Costa Rica en: http://cglobal.imn.ac.cr/index.php/cambio-climatico/escenarios-de-cambio-climatico/

Además puede consultar las evaluaciones  estado de los conocimientos científicos, técnicos y socioeconómicos sobre el cambio climático, que realiza el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés): http://www.ipcc.ch/home_languages_main_spanish.shtml