Estas acciones tempranas que ha hecho Costa Rica han sido acciones de descarbonización, no obstante se llevaron a cabo bajo otros esquemas de necesidades nacionales.

La siguiente imagen se puede observar la planificación nacional del cambio climático click aqui para ver mas detalles:

Política nacional de CC , Click para detalles

En seguida se expondrán dos ejemplos de estas acciones tempranas de descarbonización: Energía renovable y el Pago por Servicios Ambientales (PSA)

 

 

1. Energía renovable ( caso: Grupo ICE)

Historia

En Costa Rica, la primera planta eléctrica entró en operación el 9 de agosto de 1884 a las 18:30, iluminando las calles de San José. Con este acontecimiento Costa Rica fue la tercera ciudad de América Latina en ser alumbrada con electricidad, después de Santiago de Chile y Rio de Janeiro (Calderón & Gónzalez, 2010). San José comenzó la generación eléctrica a partir de una caída de agua de 15 metros en San José. Esta planta se ubicaba en el Barrio Aranjuez y generaba 50 kilovatios (kW) que permitían encender 25 lámparas incandescentes. El sistema llegó a reemplazar los faroles de canfín.

Luego de 1884 la oferta eléctrica se mantuvo estática pero la demanda comenzó a aumentar, el gobierno de Costa Rica decidió crear en 1949 el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) con el objetivo de unificar la capacidad instalada del país, aumentar la capacidad de generación eléctrica, mejorar la calidad del servicio y expandir su distribución, considerando que la estimación de hogares costarricenses con acceso al servicio eléctrico se estimaba en un 14% (Calderón & Gónzalez, 2010).

Fue entonces, desde 1884 cuando Costa Rica comenzó a incursionar en la generación eléctrica. Hasta 1989 el 100% de energía eléctrica generada provenía de fuentes hídricas. Luego de esto se comenzó a diversificar la generación eléctrica por tipo de generación (ver Figura 1.)

 

Gráfico de generación eléctrica por tipo de generación según el año

 

A partir de la década de los noventa, Costa Rica comenzó a diversificar su matriz eléctrica a partir de fuentes térmicas, geotérmicas, y eólicas.

De acuerdo al “Plan de Expansión de la Generación Eléctrica 2016- 2035” realizado por el ICE, se estima que Costa Rica cuenta con un potencial hidroeléctrico total y económicamente explotable de 7,137 megavatios (MW), así como también con otros recursos naturales con potencial económico importante. Entre estas fuentes están la geotérmica (875 MW), la eólica (2,400 MW), la biomasa (445 MW) y la solar (577 MW) (Calderón & Gónzalez, 2010).

 

Debido a distintas variaciones climáticas que el país ha tenido en los últimos 20 años, el gobierno se ha planteado ambiciosas estrategias nacionales para lograr una matriz eléctrica más limpia y sostenible, y que no dependa de combustibles fósiles.

La Planta Hidroeléctrica de Reventazón es un proyecto de suma importancia para lograr estas ambiciosas metas es el Proyecto Hidroeléctrico Reventazón (PHR) con una capacidad instalada de 305.5 Megavatios (MW) (ver Figura 2).  Su entrada en operación, el 16 de septiembre del 2016, es un hito importante en la generación de energía renovable del país que beneficia 36% de los hogares costarricenses (Calderón & Gónzalez, 2010). El río Reventazón es realmente importante para Costa Rica desde un punto de vista energético. Este mismo río cuenta además con otras 3 centrales hidroeléctricas: Río Macho (135.7 MW), Cachí (152 MW) y Angostura (172.2 MW). Por lo que en total el río Reventazón posee un total de 765 MW de capacidad instalada, lo que viene siendo un 33% de la capacidad de generación eléctrica del país.

 

Banner con datos sobre la construcción de la presa

 

El ICE, en su Plan de Expansión de Generación Eléctrica 2014-2035, define la ruta que debe seguir Costa Rica para alcanzar la meta energética de eliminar la dependencia de combustibles fósiles para la generación eléctrica. (Ramírez, Ramírez, Solano, & Grupo ICE, 2017)

A continuación se puede ver la distribución de la producción bruta de energía 2017 por fuente así como mensualmente (Figura 3: Porcentaje de producción bruta de energía renovable 2017).

Distribución de la producción bruta de energía 2017

Fuente: Instituto Costarricense de Electricidad (2017)

Además de esto y para tener una idea anual del porcentaje de producción bruta de energía se presenta la figura 4.

Distribución de la producción bruta de energía 2017 por fuente

Fuente: Instituto Costarricense de Electricidad (2017)

Costa Rica ha consolidado en los últimos tres años un modelo de generación eléctrica renovable, basado en las cinco fuentes limpias de la matriz nacional: agua, geotermia, viento, biomasa y sol. Además de esto, mantiene en aumento la cantidad de días en que la electricidad proviene 100% de recursos renovables. Se pasó de 99 días en 2014 a 299 días en 2015, 271 días en 2016 y 334 días en 2017 (al 21 de diciembre), para sumar 1.003 desde 2014 (Presidencia, 2017)

 

 

2. Hazañas forestales (Pago Servicios Ambientales)

Costa Rica ha sido país tropical pionero en revertir su tasa de desforestación, al aumentar su cubierta forestal de 21% en 1987 a 52.3% en 2013. Este fue el resultado de un cambio drástico en la política pública y un esfuerzo social que empezó en la década de los 90 (Castro, 2016). Asimismo, esto ha sido posible debido a la creación de incentivos a la regeneración natural, a las plantaciones forestales y a que se estableció una prohibición de cambio de uso del suelo.

En 1996 se aprobó la Ley Forestal 7575, la cuál creó el “pago por servicios ambientales”, tales como la fijación de CO2, la conservación de la biodiversidad y la producción de agua.

El Programa de Pago por Servicios Ambientales (PSA), es un reconocimiento financiero que otorga el Estado de Costa Rica por medio del Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (Fonafifo) a propietarios de fincas que establecen plantaciones forestales, sistemas agroforestales y/o realizan proyectos de regeneración natural, protección y manejo de los bosques.

El Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (Fonafifo), por su parte, se dedica a la protección y recuperación de los ecosistemas forestales. Fonafifo recibe y financia proyectos forestales, eco-turísticos, viveros, aprovechamiento e industrialización forestal. Además de esto capta financiamiento para el pago de los servicios ambientales que generan bosques y plantaciones forestales de fincas privadas. (Portafolio de enlace comercial, 2018).

Este programa de PSA fue creado como un mecanismo financiero para contrarrestar la deforestación y promover la conservación de los recursos forestales del país. Además de esto, es un programa voluntario en el cuál pueden participar todas las personas físicas o jurídicas, propietarias, arrendatarias y usufructuarias de inmuebles inscritos en el Registro Nacional.

Dentro de los Servicios Ambientales reconocidos por La Ley Forestal N° 7575 que proveen los bosques y las plantaciones forestales están:

  • Mitigación de los gases de efecto invernadero (fijación, reducción y almacenamiento de CO2).
  • Protección del Agua para uso Urbano, rural o hidroeléctrico.
  • Protección de la biodiversidad para su conservación y uso sostenible, científico y farmacéutico, de investigación y de mejoramiento genético, así como para la protección de ecosistemas y formas de vida.
  • Protección de la belleza escénica natural para fines turísticos y científicos.

Entre 1997 y 2003 alrededor de 376 848 hectáreas se incorporaron al Programa de PSA, cerca de 376 848 hectáreas, significando una transferencia de aproximadamente US$ 96,2 millones a propietarios privados de tierras. Estando un 86,7% del área está bajo la modalidad de PSA-Protección (Ortiz, E. 2004).